Guia para la correcta elección de tu mochila

PARTES DE LA ESTRUCTURA DE UNA MOCHILA
Las 3 fundamentales son: Cinturón lumbar, el respaldo, y los tirantes. 

1. El cinturón lumbar
Muchas personas piensan que la carga de una mochila se sostiene sobre los hombros. No es así: al menos entre el 75 y el 85 por ciento de la misma debe recaer en el cinturón. 
Un cinturón de poca sujeción, o que no ajuste como debe, nos hará cansarnos mucho más, perderemos seguridad, equilibrio, y nuestra espalda sufrirá innecesariamente. 
Las mochilas pequeñas, tanto de montaña como de trail running, prescinden del cinturón porque están preparadas para llevar apenas 2-3 kilos y no es necesario.
Algunas mochilas de alpinismo técnica y escalada minimizan el cinturón, ya que están pensadas para usarse con arnés y maximizar el movimiento. 

2. Respaldo y bastidor

Es fundamental. Cumple la función de sujeción de carga, así como de comodidad y protección de la espalda.
Uno de los problemas tradicionales de los respaldos radica en el calor y sudor que provocan. Todas las mochilas de calidad incorporan canales de ventilación y están confeccionadas con materiales que absorben el sudor y minimizan este problema.

El sistema que inventó Deuter con su “Aircontact”, y que también podemos encontrar en Osprey con su propio sistema “Anti-Gravity™” y otras marcas, que separan la espalda de la mochila, evitan totalmente el contacto y permiten la completa circulación de aire.

2. FACTORES ANATÓMICOS PARA LA ELECCIÓN DE MOCHILA


2.1 Talle

Cuando hablamos de talles, nos referimos a la anatomía del respaldo y no del volumen de la mochila. 
No todas las mochilas se adaptan igual en todos los cuerpos, en algunos casos encontraremos respaldos de mochila regulables que permiten ser adaptados a los diferentes talles y en otros casos como las mochilas Osprey, los distintos modelos se ofrecen en variante de talles.

El talle, se refiere a la longitud de la espalda, pero afecta proporcionalmente al ancho de la mochila y a la longitud del cinturón lumbar. A la hora de elegir la mochila no basta con que podamos conectar la cinta de enganche del cinturón -que es muy extensible,  tendremos que estar seguros que el cinturón lumbar nos envuelve adecuadamente, cumpliendo su función. 


2.2 Hombre/Mujer

Puesto que buena parte de la carga recae sobre el cinturón lumbar, que tiene que envolver muy bien nuestra anatomía, las marcas de alta calidad fabrican modelos de mujer y de hombre.  (Osprey y Deuter)

Las principales diferencias entre ambos son:
•    El cinturón lumbar, en los modelos para mujer, suele ser algo más ancho y tiene un cierto ángulo para que apoye naturalmente en las caderas más curvadas.
•    Los tirantes se desplazan de forma más oblicua, de forma que evitan el pecho.
•    Suelen ser algo más cortas, ya que habitualmente en la anatomía femenina la cadera está situada más alta.

3. MOCHILAS SEGÚN SU CAPACIDAD

Como hemos explicado al principio, la capacidad depende de la actividad y el material que necesitemos cargar. Podríamos considerar para montaña:
•    Menos de 20 litros: salvo cuestiones específicas (trail running, etc.), podremos usarlas para senderismo de verano, etc, ya que su capacidad de carga es muy pequeña. Pueden no llevar cinturón, ya que cabe muy poco peso en ellas. No recomendadas para montañismo por su escasa capacidad. (Es una de esas ocasiones en las que una capacidad menor de lo necesario puede hacernos “olvidar” en caso materiales básico). 

Aquí también incluimos las Daypack, que son mochilas que combinan el uso urbano con las salidas cortas de día en montaña. Como también son muy útiles como equipaje de mano, etc, son muy útiles y polivalentes.
•    20-35 litros: Adecuadas para salidas de día, especialmente en estaciones en las que no hay que cargar con excesiva ropa de abrigo. Son las mochilas de día polivalentes por antonomasia. El cinturón es ligero, ya que la carga que soportamos es aún poca.
•    40-65 litros: Son las mochilas más usadas. El cinturón empieza a ser importante. Bien aprovechadas, históricamente servían para actividades con noche, o travesías largas si son por refugios y no necesitamos llevar un saco de dormir grueso, etc. 

Muy polivalentes. Aunque no sean específicas para ello, nos serviría, ajustando las cinchas al volumen interior¹, para salidas de 1 día, y son buenas para la gran mayoría del resto de actividades que podamos realizar en montaña. 

¹Es fundamental el uso de las cintas laterales de compresión en cualquier mochila. De esa manera adaptamos la capacidad a la cantidad de carga que llevamos, evitando que se mueva y nos desequilibre. De esta manera, podemos llevar con seguridad una mochila a media carga.
•    
•    Más de 65 litros: Son las mochilas de carga. Pueden ser de hasta 100 litros. Para grandes travesías, aproximaciones a campo base, etc. Sus respaldos, bastidores y cinturones lumbares están sobredimensionados, y permiten llevar la carga con comodidad y minimizar la sensación de peso.  

4. MOCHILAS SEGÚN ACTIVIDAD

4.1 Mochilas para alpinismo técnico

Cuando hablamos de alpinismo técnico nos encontramos con factores que nos hacen olvidar lo dicho sobre el cinturón lumbar, la comodidad de carga, etc. 

En las mochilas de alpinismo y escalada se sacrifica algo de comodidad por algo de tecnicidad. Tenemos que tener una gran libertad de movimientos.
•    Los cinturones se minimizan.
•    Las mochilas se diseñan más estrechas, para que su volumen no sea un problema en zonas complejas y para que podamos tener total libertad de movimientos en los brazos. La carga entra peor, el espacio puede ser menos aprovechable.
•    La zona lumbar permite el uso de arnés.
•    Con los tirantes ocurre lo mismo que con el cinturón: tienen que minimizarse para permitir los movimientos de brazos.

Sin embargo, este tipo de mochilas siguen siendo polivalentes, y pueden usarse en muchas actividades. A diferencia de las de escalada pura, no son un rediseño completo de una mochila de montaña, simplemente tienen las adaptaciones necesarias. 

Normalmente, las mochilas de alpinismo llevarán porta esquíes, porta bastones, porta cuerda, porta sonda y pala, etc. 

4.2 Mochilas de escalada

Son muy específicas. Se llevan al extremo las características de una mochila de alpinismo:
•    Cinturón mínimo y fácilmente desmontable.
•    Se diseñan más altas de espalda y su forma de tubo más estrecho se hace más acusado en la zona lumbar. Ambas características permiten acceso con facilidad al material de la parte trasera del arnés.
•    El respaldo se minimiza al extremo.

 
Black Diamond Blitz 28, mochila de escalada
Estas mochilas, que junto a las de menor capacidad de alpinismo podríamos denominar de ataque, suelen complementarse con mochilas de capacidad superior: llevaremos una mochila de carga, o de 40-50 litros, para la travesía y aproximaciones, y en caso de ataque alpino, llevaremos esta mochila. 

Para ello los nuevos modelos son realmente ingeniosos. Por ejemplo, la mochila Eghen 22, de Cassin, se pliega sobre si misma tras serle extraído el respaldo (que también se pliega), de manera que podemos llevarla en el exterior de la mochila grande. Al llevar portacuerdas, portapiolets, portacasco, daisychains, etc, nos servirá perfectamente el día de ataque. 

Tanto las mochilas de alpinismo como las de escalada suelen llevar una anilla de enganche para poder ser remontadas con cuerda como un petate.
 
4.3 Mochilas para trekking y montañismo

Son las más usadas y polivalentes. Algunas serán puramente para senderismo, otras bastante técnicas, cercanas a las de alpinismo, pero la gran mayoría serán algo parecido a una mochila de alpinismo en cuanto a portapiolets, portabastones, etc, pero sin la forma técnica estrecha que perjudica la carga de las mochilas de escalada.

4.4 Mochilas para trail running

Un mundo aparte. Como tal, le hemos dedicado un artículo especial: 
Cómo elegir tu mochila o riñonera para carreras por montaña

4.5 Mochilas para esquí

Muchas mochilas de alpinismo y montañismo incorporan portaesquís. Sin embargo, aquí no nos referimos a ese tipo de mochilas, sino a unas específicas nacidas en los últimos años, y que satisfacen las necesidades tanto de competidores de esquí-alpinismo como de los esquiadores de travesía habituales, con salidas rápidas y ágiles. 

Algunas son puramente competitivas, reducidas a la mínima expresión, otras más destinadas al free-ride, y otras al esquí de travesía. Este tipo de mochilas, salvo casos muy excepcionales, no supera los 30-35 litros de capacidad, y permiten cargar sonda, pala, esquís, etc.

 4.6 Mochilas para barrancos

Fabricadas en material resistente a fricción y agua, su uso se limita al barranquismo. Llevan agujeros de drenaje para que el agua evacue, y su diseño es especial para las necesidades de esta actividad; por ejemplo, los tirantes tienen apertura rápida, por si nos tenemos que librar en un remolino. Por estas cuestiones de seguridad, no es recomendable emplear para barranquismo otro tipo de mochilas.

Mochilas portabebés

Queremos nombrar este tipo de mochilas para montaña porque, si bien es evidente su uso, las preparadas para montaña cumplen unas normas de seguridad y protección sobre el bebé que nos permitirá realizar senderismo con ellos en la montaña de forma muy segura, y además llevan incorporado lugares de carga para el material que necesitemos. 

Nos permiten vivir de forma segura momentos mágicos con nuestros pequeños, iniciarles en el asombro de las maravillas del mundo y la montaña.

 
Deuter Kid Comfort Active W, adaptada para la anatomía femenina

5. COMPLEMENTOS DE LA MOCHILA

Dependiendo de uso, las mochilas tendrán más o menos complementos. En los dos extremos tenemos las de senderismo puro, que quizás apenas incorporen unos portabastones, y las más técnicas con numerosos accesorios. 

Si bien es conveniente no comprar una mochila con multitud de cosas que no vamos a emplear (porque eso supone cintas colgando que pueden engancharse, etc), la mayoría de mochilas de trekking y montañismo son un buen compromiso que nos servirá en casi todas las situaciones menos técnicas que vivamos ahora y en un futuro (portapiolets, portabastones, daisychains para material, etc.).

•    Portapiolets
•    Portabastones
•    Portaesquís
•    Portacuerda
•    Portacasco
•    Portasonda
•    Portapala
•    Portamateriales (DaisyChains, anillas)
•    Portacrampones
•    Porta GPS y cámara en tirantes y otros enganches
•    Cubremochilas

Sistemas de hidratación

Aquí no nos referimos a las mochilas de hidratación, propias para ciclismo, trail running sin material, etc, sino a muchas mochilas de senderismo, trekking, montañismo y alpinismo que incorporan una bolsa interna en el respaldo para colocar el sistema, así como salida para el tubo, de manera que nos permitirán hidratarnos durante la actividad sin tener que detenernos ni quitarnos la mochila. 

No es una característica específica de determinado grupo: encontraremos esta compatibilidad con sistemas de hidratación en mochilas pequeñas, mochilas de carga, de senderismo, de alpinismo, de esquí, de manera que quienes prefieran esta cómoda forma de hidratarse en la montaña, puedan contar con ella en todo momento.