Tips para tu próxima bolsa de dormir

BOLSAS DE  DORMIR

fuente:   http://www.babaik.es/blog/claves-para-elegir-un-saco-de-dormir/

La primera recomendación es tener claro el uso que la vamos a dar a nuestra bolsa de dormir y después elegir una que se adapte al tipo de uso sin pecar de comprar una con poco aislamiento pudiendo pasar frío durante el descanso o con demasiado aislamiento y tener calor. Otro aspecto a tener en cuenta es que estas no crean calor, solo evitan la pérdida del calor corporal.

Tipos de relleno

Existen dos tipos de relleno en las bolsas, la fibra o tejidos sintéticos y la pluma ó duvet. La principal diferencia de una manera muy resumida sería que los sintéticos facilitan el mantenimiento y que la pluma proporciona un aislamiento de máxima calidad.

Temperaturas de uso

Las temperaturas de uso que recogemos se basan en la norma EN 13537  europea que define a la temperatura de acuerdo a confort, límite y extremo.  

Temperatura de máximo de Confort

Es la temperatura a la que un durmiente podrá dormir dentro del saco sin sudar. Se mide con la cremallera abierta, los brazos fuera y la capucha abierta. La medición se realiza con un hombre de 25 años, de 70 kg y 1,73 m de altura.

Temperatura de confort

Temperatura en la que una mujer de 25 años, un peso de 60 kg y 1,60 m de altura puede dormir en posición fetal sin pasar frío. O un hombre medio dormir en posición relajada. Es la temperatura a tener en cuenta en el momento de la compra.

Temperatura Extrema

En esta temperatura el saco protege de la hipotermia. Permitiendo como máximo 6 horas de sueño en posición fetal a una mujer estándar con sensación de frío.

Aspectos que influyen en la sensación térmica

Cada persona es un mundo. Hay personas más friolentas y otras más calurosas. A continuación se explican aspectos que influyen en la sensación de frío de cada persona así como condiciones exteriores que también afectan.

Aspectos físicos

La pérdida de calor desde dentro de la bolsa se debe a la conducción o por contacto directo con el suelo o de otros diversos medios. Por ejemplo, la radiación es la pérdida a través del contacto directo del calor, este efecto se acrecienta con el viento. A más peso del durmiente se comprime más la bolsa y las pérdidas son mayores al existir un mayor contacto con el suelo. Para reducir esta pérdida es conveniente el uso de colchonetas que amortiguan el peso del durmiente. Otro medio de pérdida de temperatura es la evaporación. El sudor es un efecto corporal para regular la temperatura y es efectivo si la humedad es capaz de salir de la bolsa, si no, ésta se humedecerá y provocará una incomodidad para el durmiente. Además hará que la bolsa pierda sus características térmicas siendo más problemático este aspecto en las bolsas de pluma ya que absorben más la humedad que los sintéticos.

Aspectos fisiológicos

La temperatura generada por nuestro cuerpo también depende de factores fisiológicos. La pérdida de calor corporal depende del metabolismo de cada persona e influye mucho de su peso corporal. 

Delgados o anchos

Las personas con más grasa tienen una mayor capacidad de aislamiento. Las personas con una mayor masa muscular también generan más calor. Las personas más delgadas tienden a generar menos calor.

Género

Las mujeres tienden a tener más frio que los hombres, siendo la diferencia de unos 5 ºC para alcanzar la temperatura de confort en la norma EN 13537. Esta diferencia suele ser debida a la masa muscular y a la grasa corporal.

Edad

La tendencia con la edad es a generar menos calorías. La masa muscular con la edad también tiende a decrecer.

Preparación

Las personas que están preparadas y salen habitualmente tienen tendencia a sentir menos frío. Además si una persona está muy cansada genera menos calor que si se encuentra más descansada. El conocerse es muy importante ya que sabrá cómo abrigarse y con qué para sentir menos frío.

Consumo de energía antes de dormir

La cantidad de energía generada durante el sueño depende de las actividades realizadas durante el día. Por ejemplo una persona que haya realizado un trekking tranquilo y haya comido comida caliente estará en mejores condiciones que un escalador que haya realizado un gran esfuerzo.

 Tipos de construcción

Tipo momia

 
Es el corte más típico en la actualidad, siendo más ancho en la parte superior y más estrecho en los pies. Este diseño es más eficiente en la retención de calor ya que la cantidad de aire en el interior del saco es menor. Además pesa menos y ocupa menor espacio que los sacos rectos porque requiere menos material.

Bolsas de Dormir rectas

Son el tipo clásico de bolsas de dormir. Tienen un cierre que permite la apertura total del saco pudiendo usarse éste como una manta. Este diseño es propicio para las personas más inquietas, ya que proporciona una mayor libertad de movimientos para las piernas. Por el contrario la retención de calor es peor ya que se encuentra más aire en su interior y además pesa y ocupa más espacio cuando se encuentra recogido.

Tipo momia adaptado

Estas bolsas de dormir están más ensanchados a la altura del pecho y de las rodillas proporcionando mayor movilidad. Proporcionan la máxima comodidad y una óptima retención de calor.

Tipos de construcción interna

Si el relleno no estuviese estructurado, se acumularía en unos puntos y en otros se crearían puntos fríos. Por eso se realizan con distintos compartimentos con tabiques separadores evitando así que se desplace el relleno y evitando puntos fríos sin relleno. Las bolsas con aislamiento sintético también pueden construirse en capas. Si está construido en capas, dos o más, cada capa está superpuesta maximizando la eficiencia térmica.