Qué determina el filtro UV en una prenda?

Fuente: http://www.skincancer.org/prevention/sun-protection/clothing/get-in-on-the-trend              Skin Cancer Foundation

La ropa es una buena manera de proteger su piel, pero no toda la ropa protege por igual. Averigüe qué telas y colores ofrecen la mayor protección.

La ropa puede proteger su piel contra los rayos ultravioleta del sol (UV) dañinos. Pero no toda la ropa tiene las mismas características. Factores como ser la elasticidad del tejido, la densidad, el tipo de fibra, el color y la cantidad de piel cubierta afectan la cantidad de protección que proporciona.

¿Cuál es la diferencia entre la UPF y SPF?

UPF significa “Factor de Protección Ultravioleta” e indica la cantidad de radiación UV del sol que es absorbida. Un tejido con una calificación de 50 permitirá atravesar solo 1/50 de los rayos UV del sol. Esto significa que la tela reduce la exposición a radiación UV de la piel de manera significativa, ya que sólo el 2 por ciento de los rayos UV conseguirá pasar hasta la piel.

SPF significa “Factor de Protección Solar” y es la clasificación que utilizan los protectores solares y otros productos de protección solar. Se mide la cantidad de tiempo que tarda la piel expuesta al sol en enrojecer, mientras UPF mide la cantidad de radiación UV que penetra en un tejido y alcanza la piel.

Cuales telas son mejores?

Como regla general, las telas de colores claros, ligeros y trama abierta no ofrecen mucha protección contra el sol. Remeras blancas proporcionan protección moderada ante quemaduras solares, con un factor de protección promedio ultravioleta (UPF) de 7. 

En el otro extremo, una camisa tipo jean ofrece un UPF  de aprox. 1700 - lo que equivale a un protector solar muy alto. En general, la ropa hecha de tela de tejido de malla cerrada protege  mejor la piel contra el sol. La forma más fácil de probar si un tejido puede proteger su piel es mantenerla contra la luz. Si usted puede ver a través de ella, la radiación UV podrá penetrar hasta su piel. Si la tela se estira, se perderá parte de su capacidad de protección, debido a que la trama del tejido se vuelve más abierta y es más traslúcida. Y una vez que se moja, se puede perder hasta el  50 %  de su UPF. En ciertos lugares es una práctica común que los padres vistan a sus hijos con una remera blanca para protegerlos del sol mientras nadan. Pero cuando esa remera se moja, proporciona un UPF de sólo 3.

También el color de la tela juega un papel importante. Telas de colores oscuros son más eficaces que los más claros para bloquear el sol. Por ejemplo una camiseta de algodón verde tiene un valor de UPF de 10 frente a 7 para una de algodón blanco, y un tejido más grueso, como de terciopelo en verde negro, azul oscuro tiene un UPF aproximado de 50.

Composición de la tela y la actividad del usuario también marcan la diferencia. Diferencias entre telas absorbentes y reflectantes de los rayos UV.

Las telas como el algodón sin blanquear contiene ligninas que actúan como absorbentes de UV. Poliésteres de alto brillo y seda satinada incluso fina pueden ser altamente protectoras porque reflejan la radiación.

Considere la posibilidad de utilizar ropa de alta tecnología. Considere las telas tratadas con absorbentes UV. Estos evitan cierta penetración tanto de los rayos UVB y UVA.

Sólo indumentaria con un UPF de 15 a 50+ puede ser etiquetada como para protegerse del sol. Indumentaria  que se comercializa y publicita con la leyenda “con protección solar” son generalmente UPF 50+. También, al igual que la indumentaria habitual, aquella con protección solar puede perder su eficacia si se viste estirada, mojada o húmeda  o si se lava con frecuencia  y se encuentra muy usada.